VIAJANDO JUNTOS

                                    

Con el buen tiempo comienzan las escapadas al campo, la playa, salimos más al aire libre y por lo tanto nuestras mascotas tienen que viajar con nosotros en el coche si queremos pasárnoslo realmente bien.

Para ello necesitamos invitar al animal a que se suba al coche, siempre de forma positiva, de este modo si tu mascota tiene que compartir el asiento trasero del vehículo él puede ir acostumbrándose a adquirir su sitio. Una manera de ampliar el ejercicio es pidiéndole que se siente y que te de la patita para que puedas ponerle el arnés de seguridad sin ningún problema, de este modo el perro poco a poco va reconociendo su lugar en el coche y podremos comenzar a realizar trayectos cortos para que se habitúe antes de un largo viaje.

Este ejercicio de habituación sirve para cualquier método de seguridad:

El arnés de seguridad es el método del que les hemos hablado, este se engancha al cinturón de seguridad del coche como si fuese el nuestro, muy fácil de poner y muy seguro en caso de accidente.

El transportín es lo más seguro a nuestro parecer  ya que el animal dispone de un espacio adecuado para ello, para acostumbrarlo a su sitio, nos tenemos que ayudar con premios (pequeños trozos de salchichas o chuches pequeñas), repetir el ejercicio muy a menudo he ir aumentando el tiempo progresivamente.

 

Y por último podréis encontrar en tiendas de animales, divisorios metálicos para el maletero del coche, en este lugar del coche es donde se suelen marear más, comparándolo con el asiento trasero, pero con una correcta ventilación igual o inferior a 20ºC y una mantita, también van muy bien ya que disponen de mucho espacio.

Solo nos falta llevar agua para el viaje con su bebedero, los juguetes y todas las ganas del mundo por disfrutar de un día al aire libre con tu mascota.

Para las mascotas que se marean al viajar, nuestro mejor consejo es que acudan a su veterinario habitual.