TRASTORNO DE ANSIEDAD POR SEPARACIÓN ( TAS )

                                                          

 

    Actualmente es uno de los problemas más comunes entre nuestros perros.Según estadísticas aproximadamente un 20% sufre este tipo de trastorno.

Como curiosidad podemos decir que aunque es un termino que la mayoría de la gente conoce y ha escuchado en el ámbito de los perros, se trata de un trastorno conductual que también se da entre las personas, podemos definirlo como una condición psicológica clasificada dentro del espectro de los trastornos de ansiedad, en el cual un individuo presenta una excesiva ansiedad acerca de la separación del hogar o de la gente hacia quienes tiene una fuerte relación de apego, tal como la madre o el padre. Con esta definición y cambiando las palabras gente, madre y padre, tenemos ante nosotros el problema que sufren algunos de nuestros perros y, sucede por un apego excesivo hacia sus dueños.

Los perros con este trastorno, suelen exteriorizarlo de varias maneras, ladridos y/ o aullidos, micciones y/ o defecaciones y destrozos en el hogar. Estas afeciones pueden presentarse aisladas o conjuntamente, pero siempre con un denominador común que es la ausencia de los propietarios o la situación de soledad.

 

                                              

 

En ciertos casos las manifestaciones no tienen lugar siempre que se queda solo, pero si cuando esos momentos están fuera de los horarios habituales, es decir; perros que no tienen ningún problema cuando sus propietarios salen diariamente a trabajar ( horarios y rutinas habituales), pueden presentar este tipo de ansiedad cuando sus propietarios salen a una cena, el cine, etc(horarios y rutinas no habituales).Por regla general cuanto más grave es este trastorno, menos tolerancia tiene el perro a la soledad o la falta de los propietarios, ya sea en horarios predeterminados o no.

También puede presentarse case repentinamente en perros que nunca han sufrido este problema, pero pueden padecerlo tras un cambio temporal en la conducta de los dueños. Suele darse con mayor medida después de los periodos vacacionales, largas bajas laborales, largos periodos de inactividad, etc ,,,,Estos perros no padecían el problema, pero en esas situaciones se pasan las 24 horas del día con sus propietarios y los ratos de soledad son cortos y a unas horas y duraciones "desconocidas" para él, por lo que con la vuelta a la rutina de sus propietarios /jornada laboral) aflora el problema.

                                                

El trastorno ansiedad por separación afecta de manera desmesurada a los propietarios, muchas veces reciben quejas e incluso denuncias de los vecinos por las molestias que les ocasiona el perro cuando el dueño está ausente y otras veces los gastos a los que puede llegar a ascender los destrozos realizados por el perro en el hogar son realmente muy elevados. Estos y otros motivos hacen que estas situaciones den en ocasiones con los perros en perreras, protectoras o simplemente abandonados.

Sim embargo este tipo de problema tiene remedio si tenemos la suficiente paciencia y nos ponemos en manos de un profesional que nos guiara y asesorará en la manera de comportarnos y convivir en el día  a día con nuestro perro. En definitiva como en la mayoría de las ocasiones si nosotros somos capaces de mantener con nuestro perro unas conductas adecuadas, coherentes y responsable, no solo podremos corregir este problema, también prevenirlo en el caso de no pardecerlo.