CARTA DE MASCOTA FALLECIDA A SU DUEÑO

Una nueva estrella brilla en el cielo


Para mi querida familia

Si estáis leyendo esta carta significa que ya no estoy a vuestro lado, que he cruzado el Gran Parque que cruzamos todas las mascotas para no volver atrás, en un viaje de ida que no admite regreso. Por eso no responderé a vuestra llamada, no saltaré cuando vea vuestra silueta recortada en el eterno horizonte, ni moveré el rabito esperando con impaciencia la próxima carantoña. 

Ha llegado el momento en que tenemos que separarnos contra nuestra voluntad y hacer vida por nuestra cuenta aunque tengamos ganas de volver a reencontrarnos. Me gustaría recordaros por lo que fuisteis, por lo bien que os portasteis conmigo, por todo lo que me quisisteis. Ahora que me he ido no quiero veros tristes, ya que sufriría. Quiero que esbocéis una sonrisa cada vez que os acordéis de mí, y eso quiero que hagáis, ya que nadie fallece si es recordado por aquellos que le amaron. Quiero que recordéis los buenos momentos que pasamos juntos, la complicidad que tuvimos, todo lo que nos quisimos…

Me gustaría pediros que no tirarais mis juguetes ni mis cosas, ya que pueden servir a otro animalito que, sin duda, carece de ello. 

No quiero que digáis que no queréis tener más animales, ya que eso me hace pensar que el tiempo que estuve con vosotros no os pude hacer feliz. Por favor, que mi marcha no sea en vano, que sirva para que otra mascota, con el tiempo, pueda si así lo decidís, ocupar mi lugar y pueda llegar a ser tan feliz como yo lo he sido a vuestro lado.

Y por último quería daros las gracias por haberme querido como lo habéis hecho, por haberme alimentado y cuidado, por haberme hecho sentir el animal más especial del mundo. 

Aquí me tenéis aunque no podáis verme, correteando por verdes prados bajo un cielo azul eterno, sentado en mis cuartos traseros esperando el momento en que pueda volver a reencontrarme con mi amada familia.

Se despide con mil lametones

Vuestra querida Mascota